Itamar Even-Zohar y la difusión del conocimiento

A quienes no esté inmersos en el campo de los estudios literarios o culturales, el nombre de Itamar Even-Zohar (Tel Aviv, 1939) probablemente no les suene de nada; y sin embargo se trata de uno de los estudiosos más relevantes para campos como la relación entre literatura e identidad nacional, los estudios de traducción o la creación y funcionamiento de los sitemas culturales. Fundador de la llamada “teoría de los polisistemas”, Even-Zohar propone entender la cultura no como una estructura estática, sino como una compleja red de relaciones y sistemas superpuestos y entrelazados, en la cual se crean los productos culturales.

Pero no traigo aquí la figura de Even-Zohar para explicar sus teorías o hacerle un panegírico (afortunadamente, no ha muerto todavía), sino como ejemplo de una manera radicalmente heterodoxa de entender la difusión del conocimiento, y del conocimiento académico-científico en particular: Even-Zohar tiene una página web (Itamar Even-Zohar’s Site) en la que publica, de manera gratuita, todos sus textos de investigación: tanto los originales en inglés o hebreo, como las traducciones a otros idiomas -hay varios artículos en español, si alguien tiene curiosidad-; tanto sus trabajos publicados en revistas y libros, como otros inéditos todavía. Aunque la página web no tiene licencia de publicación (lo que en la práctica supone que está protegida por copyright), el profesor Even-Zohar aprueba e incluso promueve que se reutilicen sus textos para cursos, presentaciones, etc.

Por supuesto, se pueden poner varios obstáculos a esta forma de entender la difusión del trabajo científico: se podrá decir, por ejemplo, que es muy fácil hacer esto cuando tienes ya un nombre y la gente va a ir a buscar tus trabajos a tu página (si yo publico mis artículos en este blog, ¿alguien vendría a leerlos?); que esto puede hacerse cuando se es ya profesor de universidad con trabajo fijo y uno no tiene que darse de codazos con otros doscientos colegas por publicar un artículo en una revista de prestigio; o que esto está muy bien cuando uno no depende de un sistema de sexenios, ANECAs o cualquier otro sistema de objetivos similar, que te exige no sólo investigar, sino publicar; y no solo publicar, sino publicar en revistas o editoriales de alto nivel de impacto y prestigio científico.

Desde luego, esta manera de entender la difusión de los trabajos científicos puede tener sus pegas (por mencionar otra, la auto-publicación en red elimina el filtro previo de la revisión por pares), pero sus ventajas son enormes: la accesibilidad global de los textos -no hace falta visitar bibliotecas, comprar ejemplares o recurrir al préstamo interbibliotecario-, y las facilidades que se ofrecen para su redistribución, estoy seguro de que han contribuido no poco (además, claro, de lo productivas y atractivas que son sus ideas) a que Itamar Even-Zohar sea hoy en día uno de los críticos más citados, estudiados y seguidos en todo el mundo. ¿Será posible que en el futuro este modelo de auto-publicación y distribución abierta en red sea el dominante? ¿O son los modelos actuales demasiado resistentes, y sobre todo están demasiado institucionalizados, como para desaparecer de un día para otro?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s