Carta de presentación

Estimados señores,

mi nombre es Santiago Pérez Isasi (o debería decir, Dr. Santiago Pérez Isasi, aunque realmente, para lo que me vale ser doctor, casi podría comerme la tesis con salsa de pimienta, y sería una señora comida, por cierto) y me gustaría presentar mi candidatura para el puesto de Limpiador de Peceras en el Departamento de Biología Submarina de su Universidad.

Como puede ver en mi curriculum, no tengo ninguna experiencia profesional en limpieza de peceras, ni formación específica para el puesto (claro que, ¿cuál es la formación específica para un puesto de limpiador de peceras?), aunque una vez tuve dos peces. Uno de ellos se murió de causas naturales (lo tuve una semana sin comer y no aguantó: natural). El otro lo tiré por el váter cuando me mudé de casa, y quiero pensar que, como Nemo, llegó al mar, donde encontró a su padre y a una pelandusca de mala memoria a la que nunca consiguió llamar “mamá” con cariño sincero.

Probablemente se pregunte usted por qué un doctor en filología se presenta a un puesto de limpiador de peceras en una universidad. Yo también me lo pregunto. Es verdaderamente un trabajo sucio (en el sentido más literal) pero alguien tiene que hacerlo. Y quién mejor que yo. O peor. Qué mas da.

Verá también en mi curriculum que hablo cinco idiomas. ¡Cinco! Esto es totalmente irrelevante para el puesto, pero se lo digo porque queda chulo.

Espero que considere favorablemente mi candidatura, y que me seleccione para la entrevista. Si le soy sincero, el puesto no me interesa, sólo quiero que me paguen los vuelos y una o dos noches de hotel: siempre me ha apetecido conocer su ciudad.

Antentamente suyo hasta los tuétanos,

Dr. Don Santi(ago) Pérez Isasi

Anuncios

13 pensamientos en “Carta de presentación

  1. Mira chavalín,

    No me gusta ese tonito de los universitarios. LLevo treinta años limpiando peceras. Es un trabajo duro, sin días libres y se cobra poco. Me da igual que hables cinco idiomas porque los peces no hablan. Pero tendrás que limpiar peceras, decenas de peceras, cientos, todos los días. El primer día que se te escurra un pez te pongo de patitas en la calle. Con tus veinte títulos y una patada en el culo. No me hables de días libres, en el 23F yo ya estaba aquí y ni me enteré del golpe. Aquí no se para, ni se fuma, ni se mea. Limpiar peceras es una vocación….

    • Estimado señor o señora (nunca he conocido ningún Crapu, así que no sé si es femenino o masculino),

      habiendo recibido su respuesta, me muestro humillado, arrepentido y contrito por el tono soberbio de mi anterior misiva. Efectivamente, como usted indica, toda mi experiencia y mi formación han tenido lugar en universidades, las cuales, como todo el mundo sabe, no pertenecen a la “vida real” sino que se sitúan en un universo paralelo en el que fluyen libremente las subvenciones públicas, crecen los becarios como champiñones y las calles son de caramelo.

      Por la presente, si su ilustrísima se dignase seleccionarme para el puesto, me comprometo a no apartarme de la pecera que se me asigne ni para comer, hacer mis necesidades o visitar a mi familia en Navidad. De hecho, estoy dispuesto a trasladar mi residencia permanente a la pecera, lo cual me permitirá añadir un sexto idioma a mi curriculum: el babelfish.

      Agradeciéndole que me haya abierto los ojos ante mi propia soberbia, se despide,

      Una piltrafilla (atún, tun, tun)

      • Salvo por alguna contada incursión en el interesante mundo del travestismo, puede llamarme señor.

        Lamento comunicarle que he elegido a otro candidato. Me digno a escribirle pese a ello -costumbre ya perdida en la mayoría de departamentos de Recursos Humanos- como muestra de mi magnanimidad.

        He decidido enchufar a un amigo de mi vecino, que no ha pegado un palo al agua en su vida y sólo se le ve dotado para la acumulación de antecedentes penales. Al fin y al cabo, esto es España. Y le debo cierto dinerillo al vecino por aquel asunto de cariz ilegal que no detallaremos aquí.

        Pese a ello, le animo a que mantenga su ilusionante vocación por limpiar peceras. Nada le hará más feliz.

        Le saluda (tan paternalista como siempre)

        Crapu (señor casi siempre y señora a deshoras)

  2. Estimado Dr. Santi,

    le escribo como representante de la Asociación para la Defensa de la Fauna de Peceras (ADEFAP) y le comunico que nuestra Asociación se opone firmemente a su designación. Ese tonillo universitario es sólo el menor de sus defectos, porque estamos convencidos de que Vd. un vulgar asesino. Sí, ha leído bien: incluso he estado a punto de escribir en el encabezado “Estimado Dr. Muerte”.

    ¡Se propone Vd. para el muy digno puesto de Limpiador de Peceras y acto seguido confiesa sin pudor sus crímenes mezquinos contra la Fauna de Peceras! Si tuviera vestiduras me las rasgaría, pero no es el caso porque en la ADEFAP todos somos nudistas, macrobióticos y fans de Rosa León. Sepa que nos oponemos a Vd. y a lo que Vd. diga, haga o piense a partir de ahora, y tenemos en esto pleno apoyo del Círculo de Estudios Urantianos.

    Por lo demás: buen Karma.

    • Estimado sr. buen Karma,

      aquí le dejo un vídeo de mis dos peces. Quizás así comprenda los motivos de mis actos:

      Atentamente,

      El Dr. Muerte Pérez Isasi

  3. Estimado Dr. Santi:

    Le escribo de Peces sin Fronteras. Nuestra asociación está muy preocupada por la terrible situación que viven los peces encerrados en peceras. Su petición de un trabajo en este campo laboral nos ha parecido particularmente indignante por lo que supone de propaganda para esta práctica denigrante.

    Le rogamos una disculpa publica, si no procederemos a tomar medidas jurídicas y publicitarias contra su persona. A lo mejor, incluso le enviamos spam seudo-religioso-acuático.

    Se despide gravemente,
    Nemo
    Presidente de Peces sin Fronteras.

    • Estimado Sr. Nemo,

      me gustaría poder contestarle de igual a igual, pero no tengo agallas para hacerlo. También podría decir que estoy pez en el tema, pero eso nos sumergiría en un mar de dudas. Me ha pescado usted en falta, y reconozco que he mordido el anzuelo.

      Espero que no se ofenda si le llamo merluzo (a mí me han llamado “bobito” y no ha pasado nada).

      Un aletazo,

      Santi

  4. Pingback: Lo mejor de 2009 (o algo que se le parece) « Como un libro abierto

  5. Pingback: Top 10 de entradas más visitadas « Como un libro abierto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s