Les SlovaKs

Les Slovaks Dance Collective -© Anja Hitzenberger

No soy en absoluto un apasionado de la danza contemporánea, ni de la danza en general, la verdad; pero estos días he coincidido en Bruselas (una de las ciudades europeas con mayor afición y ayudas para la danza) con una muy buena amiga que dedica una parte importante de su vida precisamente a esto, y que me arrastró (no opuse mucha resistencia, pero en todo caso me arrastró) a ver un espectáculo llamado “Journey Home” de una compañía llamada Les SlovaKs. Y aunque sigo sin ser un apasionado de la danza en general, ni de la danza contemporánea en general, sí puedo decir que este espectáculo me gustó, me gustó mucho.

Como su nombre indica, Les SlovaKs es una compañía formada por cinco eslovacos que se conocían y bailaban juntos desde pequeños; que luego siguieron caminos independientes bailando en algunas de las mejores compañías de Bruselas, y que finalmente hace un par de años decidieron reunirse para hacer algo juntos. En youtube pueden verse varios fragmentos de su primer montaje, y alguno de este segundo, con una pequeña entrevista para la televisión belga.

Las personas con las que fui a verlo, que eran todas del mundillo, salieron impresionadas por la fuerza, la originalidad, la frescura y la habilidad física del espectáculo; a mí, que soy un profano en la materia, me gustó sobre todo la música, basada vagamente en la música tradicional eslovaca, con repeticiones y continuos crescendos, algún riff al estilo del rock, y sobre todo sin los habituales chillidos y cacofonías que, no sé por qué, suelen poblar los espectáculos de danza contemporánea. Además, es un espectáculo con elementos cuasi-teatrales y con mucho sentido del humor: no recuerdo ningún otro caso en el que la gente se riera en una actuación de este tipo.

Además, la noche fue interesante por otro motivo: después de la función, los miembros de Les SlovaKs protagonizaron una pequeña charla-coloquio con los asistentes, donde explicaron, por ejemplo, su modo de trabajar, los orígenes de su modo de bailar o cómo se formó la relación entre ellos. El músico, por ejemplo, contó que al principio le sorprendía que realmente los bailarines no seguían el ritmo de la música, que parecían no escucharla en realidad, pero que con el tiempo comprendió que en danza contemporánea hay un “ritmo interior”, y es ése el que siguen al bailar.

Por otra parte, pasar la tarde con un grupo de personas para las que la danza significa mucho, permite apreciar -muy superficialmente, por supuesto- la complejidad de un mundo (clases, compañías, estilos de danza, lugares, nombres…) del que el común de los mortales no sabemos nada de nada. Y siempre es interesante estar con gente a la que le apasiona tanto lo que hace, y que puede hablar de ello sin afectaciones ni tonterías. Aunque uno no comparta su pasión, como es el caso…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.