Bruselas

Museo de la ciudad, en la Grand Place

Cuatro días en Bruselas (tres de ellos medio ocupados por un Congreso de “edición académica”) no son muchos, pero dan para pasear bastante por toda la zona del centro, que tampoco es muy grande. En general, me ha parecido una ciudad con edificios muy, muy bonitos, pero con una frialdad extraña en el ambiente: muchas calles estaban sorprendentemente desiertas a unas horas en las que uno esperaría ver gente por la calle, y los belgas, así de primera impresión, me han parecido corteses pero poco amables. Ejemplo: le pregunto al recepcionista del hotel: “¿Sabes dónde queda la Academia de las Artes de Bélgica?” Respuesta: “No, no lo sé, lo siento”. Justo a su lado había un ordenador encendido y -presumo- con conexión a internet para hacer una sencilla búsqueda en Google, y un teléfono con el que podría haber llamado a alguien para preguntar, pero no hizo ni lo uno ni lo otro.

Manneken Pis

Aparte de eso, Bruselas llama la atención por ser una ciudad de mezclas: mezcla de francés y neerlandés, mezcla de belgas, inmigrantes, diplomáticos y turistas, mezcla de edificios históricos y edificios contemporáneos… Respecto a la arquitectura -que los que leéis esto ya sabéis que es el único objetivo de mis fotos-, la Grand Place es absolutamente impresionante, y también en gigantesco Palacio de Justicia, el edificio de la Bolsa y la Catedral, que es solo la más grande de las muchas iglesias magníficas que hay por toda la ciudad. Lo que no acabo de entender es la obsesión turística con el Manneken-Pis, que sí, es mono, y lo visten de colores, jajaja, mira qué bien, pero que no da para más: es una mierdecilla de menos de medio metro de alto que mea agua. Y ya.

Edificio de la Bolsa, de noche

De la comida belga no puedo decir mucho: no probé los mejillones, pero sí todo lo demás de lo que suele decirse que es típico: las patatas fritas, el chocolate, el queso y los gofres. Y por supuesto la cerveza, en especial la Jupiter, que en Bruselas está por todas partes y que es la típica cerveza de cañas fácil de tomar. De la fama de “aburrida” que tiene Bruselas, pues tampoco puedo negar ni afirmar: yo sólo salí el sábado a dar una vuelta, y se veía bastante gente por la calle; además, aunque esa noche ni siquiera lo intentamos, sí me dijeron que en Bruselas es muy fácil aguantar de bares hasta altas horas de la madrugada, porque hay muchos pubs, discotecas y after-hours.

Por cierto, el Congreso bien, gracias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s