Museos

Puede que esto suene un poco snob, pero estoy algo harto de ver Galerías Nacionales, Museos de Bellas Artes y Palacios Reales. La sensación empezó durante mi estancia en Estados Unidos, donde visité todos los museos que pude en Nueva York, Philadelphia, Washington y Boston, y ahora mismo me sería totalmente imposible diferenciarlos unos de otros. En los últimos años he visto, que recuerde: el Museo de Bellas Artes y el Guggenheim de Bilbao; el Prado, el Reina Sofía y la Galería Thysen de Madrid; el British Museum, la National Gallery, la Tate Gallery y la Tate Modern de Londres; el Louvre y el Musee d’Orsay de París; el Metropolitan, el MoMA, el Gugenheim y la Frick Collection de Nueva York; la National Gallery de Dublín y la de Edimburgo; el Rijksmuseum de Amsterdam…

Por supuesto, en muchos de estos museos hay obras magníficas que me impresionaron en su momento, y que no me importaría nada volver a ver: las salas de Velázquez en el Prado; los Turner de la Tate Gallery; las salas africanas del Metropolitan, casi todo el Musee d’Orsay… Pero la idea de ver un museo o una pinacoteca más, con sus indispensables Rubens, Grecos, Picassos, y Canalettos me aburre por anticipado. Por eso (y por falta de tiempo) no fui al Museo de Bellas Artes en Bucarest, ni he ido estos días al de Bruselas.

En cambio, hay otro tipo de museos que me siguen atrayendo. Por ejemplo, los Museos de Arte Contemporáneo me interesan, aunque muchas veces salga de ellos de mala leche; también los de Historia y Arqueología, los “Museos de la Ciudad” o los “Museos de Escritores”… Y también, museos de artistas específicos que no se pueden ver en otra parte: el Museo Van Gogh en Amsterdam, el Museo Rodin en París, el Museo Magritte en Bruselas… De hecho, este último, y el Centro Belga del Comic, son los dos únicos museos que he visto estos últimos días.

¿A alguien más le pasa esto, o es solo cosa mía?

Anuncios

3 pensamientos en “Museos

  1. Hay una manera de librarse del empacho en los grandes museos: “seleccionar la mirada”. A veces hay que pasar de los Rubens para disfrutar en una esquina de algún paisaje con una feria rural del siglo XVII, firmado por no sabe quién, pero que te produce una sugerencia estética mucho más intensa en ese momento.

    El canon tiraniza, ¡liberémonos¡

  2. Yo a museos de arte solamente voy con Jaime,sé que es infantil e ignorante,pero o me lo explican bien o soy como una vaca mirando a un tren. Sin embargo,los de historia me encantan!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s