Rumanía (15): De la Dacia a la Rumanía actual

Con la excusa de hacerles utilizar el pretérito indefinido, el otro día les pedí a mis alumnos de segundo que me hablasen de algunas de las figuras más importantes de la historia de Rumanía. Y empezaron: “Trajano”. “Ahá, y qué hizo Trajano”. “Conquistó y unificó Rumanía”. “Vale, ¿más?” “Mihai Viteazul” “¿Y ese quién era?” “Un rey que unificó Rumanía”. “Ahá. ¿Más?”. “Alexandru Ioan Cuza”. “Déjame adivinar: unificó Rumanía, ¿no?” “Pues sí, ¿lo conoces?”…

Es que desde un punto de vista de europeos occidentales, la cosa tiene hasta su gracia: ¿cómo puede una nación unificarse y reunificarse tantas veces? Pero claro, hay que recordar que de Francia hacia el este, las fronteras han sido históricamente moldeables como chicle, y moldeables además en función de las grandes potencias de turno (en el caso rumano, fundamentalmente el Imperio Austro-húngaro, el Imperio Otomano y Rusia, las grandes fuerzas que la rodean y amenazan).

Los tres reinos rumanos
Moldavia, Valaquia y Transilvania, hacia 1600

Como casi toda Europa, tras la caída del Imperio Romano Rumanía fue invadida por distintos pueblos, hasta que a finales de la Edad Media cristalizaron en tres reinos (o “voivodatos”) independientes: Valaquia, Transilvania y Moldavia. Los siguientes siglos fueron una lucha constante contra el Imperio Otomano, que amenazaba con controlar toda la región. En esta lucha se destacaron Stefan III de Moldavia (“Esteban el Grande” o “el Santo”) y, sí, Vlad Draculea, más conocido como “Vlad el Empalador, que sirvió de modelo para el Drácula de Bram Stoker.

En el siglo XVI los tres reinos fueron brevemente unificados bajo el reinado de Mihai Viteazul (Miguel el Valiente), pero este espejismo de seis meses dio paso a un periodo de dominación exterior: por el sur, los otomanos cobraban duros tributos a Valaquia y Moldavia -aunque nunca llegaron a conquistar completamente el territorio-, y por el oeste el Imperio Austro-húngaro gobernaba Transilvania. Así continuó aproximadamente la cosa, hasta que en el siglo XIX los rumanos, como tantas otras naciones europeas, sintieron la llamada del nacionalismo.

Los primeros movimientos nacionales coincidieron con la oleada de revoluciones que sacudió Europa en 1848. Unos años después, Alexandru Ioan Cuza consiguió ser elegido Príncipe de Moldavia y Valquia, creando así una unidad bajo su mandato que, sin embargo, no incluía Transilvania. La independencia definitiva, y con los tres reinos unificados, tuvo que esperar hasta 1877, cuando, bajo el mandato del rey Carlos I de Rumanía, y apoyándose en la ayuda rusa, Rumanía consiguió por fin ser reconocida como país independiente por las grandes potencias.

Greater_Romania_Historical_Provinces.svg

Gran Rumanía (1918-1940)

A partir de este momento, las fronteras de Rumanía han ido ampliándose o reduciéndose en función de sus alianzas, hasta adquirir su forma actual. En la Primera Guerra Mundial les fue bien, y lograron crear la Gran Rumanía, más extensa que la actual y que incuía, ahora sí, a Transilvania; en la Segunda, primero se declararon neutrales; después, ante el avance invasivo de los ejércitos rusos, decidieron unirse a Alemania e Italia; finalmente, en 1944 cambiaron de bando y colaboraron en la derrota final del ejército nazi. Por el camino, Rumanía había perdido Besarabia (la parte norte de Moldavia) y gran parte de su independencia, sometida ahora al control de la URSS: el comunismo se instauró oficialmente en 1947, y duró hasta 1989, en que cayó el régimen totalitario de Ceausescu y se instauró la democracia.

Imágenes obtenidas de la Wikipedia inglesa. Autores: de Greater Romania, Andrei Nacu; del mapa de los reinos rumanos en 1600, Anonimu.

Anuncios

6 pensamientos en “Rumanía (15): De la Dacia a la Rumanía actual

  1. ¿¿¿¿Pero esto sí es real???????
    Porque yo ya no sé bien a qué carta quedarme contigo.
    Buehhhh, que soy muy cotilla… Da igual. Lo cierto es que me gustan tus entradas (también las de 2009) y aprendo leyéndote, Santi, hayas sido ‘profe’ en Rumanía o no.
    Jajaja, y claro, también yo pensé en “recetas de cocina”, por supuesto. ¡Este Jaime…!

  2. Pingback: Top 10 de entradas más visitadas « Como un libro abierto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s