Rumanía (11): Paseo por Constanza

Piata Ovidiu (Museo de Arqueología e Historia; al fondo, la Mezquita)

Piata Ovidiu (Museo de Arqueología e Historia; al fondo, la mezquita)

La ciudad de Constanza, como tantas otras con salida al mar, puede entenderse como una serie de círculos concéntricos alrededor de sus asentamientos primitivos. En este caso, la zona más antigua de Constanza (a.k.a. Tomis) se sitúa en la Península: ahí encontramos los restos arqueológicos de los primeros asentamientos, las termas y los restos de mosaico romanos, así como la catedral ortodoxa, la católica y la mezquita. El centro de esta parte antigua es la Piata Ovidiu, antigua ágora y plaza del pueblo, en la que actualmente se ha producido un auténtico desastre urbanístico: por un lado mantiene cierta elegancia, con el Museo de Arqueología e Historia, pero por el otro nos encontramos con un restaurante italiano, un solar vacío y un espantoso edificio de vidrio y metal. Por lo que dicen, el Ayuntamiento está metido en juicios para intentar arreglar el desaguisado (¡a buenas horas!).

DSCF0222

El Casino, a orillas del Mar Negro

El siguiente círculo lo compone la zona centro (Centru, en rumano, fácil, ¿eh?). Es una zona más moderna, con restaurantes, bulevares anchos y bastante modernos, algún museo y bastantes tiendas. Es la zona más propiamente urbana de Constanza, y también la que da una impresión más cuidada. Aquí está también el Teatro de Ópera y Danza, o la Prefectura (actual Ayuntamiento, si no me equivoco). El Centro de esta zona es el Bulevard Ferdinand, que se cruza con el Bulevard Tomis (que cruza la ciudad casi de parte a parte).

 

DSCF0237

Típico edificio de la parte moderna

Y el tercer círculo, al menos tal y como yo lo veo, abarcaría prácticamente el resto de la ciudad, y estaría compuesto por un ensanche de viviendas por lo general grises y con poca personalidad (¿de la época comunista?). La Universidad estaría en los márgenes de este tercer círculo, casi saliéndose del mapa por el Norte, cerca de la zona turística de Mamaia y de la laguna de Constanza. Evidentemente, esta tercera zona es la más grande y la más fea, con poca personalidad y sobre todo muy poco gusto: edificios altos desperdigados conviven con bloques de cuatro, cinco o seis pisos, todos iguales, con ventanas rotas, desconchones y

 

En resumen, ¿es bonita Constanza? Sí y no: tiene zonas bonitas, pero si hiciéramos una media de la belleza de la ciudad, es probable que no llegase al aprobado…

Anuncios

3 pensamientos en “Rumanía (11): Paseo por Constanza

  1. Tiene que ser muy raro ese rollo de la herencia latina allí tan lejos, ¿no? Aparte de esos arranques de nacionalismo rumano que has comentado, ¿se percibe de alguna manera en la vida cotidiana? El rumano, por ejemplo, ¿sí suena conocido? Igual es una obviedad, pero, no sé, también puede que la pronunciación sea muy distinta o haya mucho vocabulario eslavo… ¿Y en el aspecto de la ciudad o de la gente? Vete a saber, igual a ellos les parece igual de raro que el gallego sea un idioma romance, “allí tan lejos”.

  2. Pues a ver, hay un poco de todo. Lo del idioma es indiscutible: el rumano es uno de los descendientes del latín, y se nota en una buena parte del léxico, en la morfología (el plural en -i o en -e, por ejemplo: Leu > lei), en la sintaxis… Lo que pasa es que el léxico está también muy influido por las lenguas eslavas de alrededor, e incluso por el griego o el turco.. Además, una parte de las palabras “latinas” del rumano en realidad tienen pinta de ser palabras francesas importadas durante los siglos XVIII-XX. Por ejemplo, peluquería se dice “coafora”, que parece una rumanización del francés coiffure; también se usa Patiserie, Bijuterie, etc. (De la relación entre Rumanía y Francia no sé si he hablado ya, si no hablaré en alguna otra entrada).

    Aparte de la lengua, los rumanos (con los que yo he hablado) defienden la continuidad étnica con los pobladores latinos; algo que por supuesto es difícil de probar o desmentir. Lo que está claro es que ha habido intensas relaciones entre los rumanos y los pueblos de alrededor: húngaros (en Transilvania y en zonas de Moldavia hay una minoría magiar relativamente importante), griegos, turcos, alemanes… Y esto necesariamente se traduce en mezcla étnica también…

    Respecto al nacionalismo, me da la impresión de que los rumanos tienen una actitud ambigua con respecto a su propia identidad e historia: por una parte, están muy orgullosos de su unidad y su independencia, y suelen responder casi airadamente a cualquier comentario que pueda interpretarse como un ataque (por ejemplo, la bromita de los vampiros me parece que no les sienta muy bien); pero por otro lado, ellos mismos tienen la tendencia a autoflagelarse: “Vosotros (los españoles) -me decía el otro día un rumano- conquistasteis el mundo. Nosotros lo único que hemos hecho es sobrevivir durante 2000 años”.

  3. Qué curioso.. Me parece alucinante que no tengamos ni idea de por dónde respira media Europa, ni siquiera en sus relaciones con la mitad que conocemos. No has hablado de las relaciones con Francia, pero recuerdo que una de las cosas que me parecieron más curiosas de Estambul es la presencia del vínculo entre Turquía y Alemania. Con regalos del Kaiser incluidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s