Rumanía (10): Orgullo latino

Mapa de asentamientos romanos y sus nombres actuales

Mapa de asentamientos romanos y sus nombres actuales

Los rumanos están muy orgullosos de su herencia (cultural, histórica, lingüística) latina. De hecho, les molesta que la gente piense que, por su situación geográfica, son eslavos, como casi todos sus vecinos -menos los húngaros, que no son ni eslavos ni latinos-. Este orgullo se nota muy especialmente en Constanza, que fue primero un enclave griego, con el nombre de Tomis (nombre que está presente en calles, barrios, plazas y negocios por toda la ciudad), posteriormente anexionada al Imperio Romano junto con el resto de la Dacia a comienzos de la Era Cristiana, y convertida definitivamente en provincia romana por Trajano.

De hecho, una reproducción de la Lupa Capitolina que ocupa un lugar prominente a la entrada de la Península (la parte antigua) de Constanza, tiene una placa que dice: “Estamos muy orgullosos de albergar este monumento en el corazón mismo de Tomis, capital de la Scynthia Minor, la primera provincia perteneciente a la Rumania actual en convertirse en parte del Imperio Romano, en el 28 a. d. C. 134 años más tarde, el Emperador Trajano conquistó la Dacia, evento que señala el nacimiento del pueblo rumano. […] La latinidad del pueblo rumano es una verdad fundamental de nuestra historia, y fue la luz que guió el proceso de emancipación de la nación rumana”.

Monumento a Ovidio en la Plaza Ovidio

Monumento a Ovidio en la Plaza Ovidio

Otra razón por la que Constanza está íntimamente unida a la historia de Roma es que, como recuerdan el nombre de la Universidad donde trabajo y la plaza principal de la ciudad, en el siglo primero Ovidio fue expulsado de Roma por razones todavía desconocidas (carmen et error), y pasó su exilio en Tomis, en aquel entonces los confines del Imperio. Pese a sus numerosas peticiones de clemencia, el poeta vivió el resto de su vida a orillas del Mar Negro, donde escribió las Tristia y las Epistulae ex Ponto. La imagen que da de la Dacia en general, y de Tomis en particular, en la primera de estas obras no es demasiado elogiosa, ya que lo presenta como un lugar bárbaro asolado por la guerra en los límites de la civilización. Las Epistulae ya son algo más generosas, y en ellas incluso Ovidio se jacta de haber escrito un poema en la lengua de los nativos de la zona.

En cualquier caso, la presencia romana (y griega) ha dejado huellas muy importantes en Constanza -además de la lengua, obviamente-: las ruinas del antiguo Tomis que pueden verse junto a la Catedral Ortodoxa; las ruinas de unas termas; los restos (capiteles, estatuas, monedas…) reunidos en el Museo de Historia y Arqueología, o el mosaico del antiguo mercado y almacén de la ciudad, que originalmente tenía más de 2000 metros cuadrados de extensión, de los que se conservan unos 800, por lo que es uno de los mosaicos más grandes conservados en Europa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s