On translation: one example

Termino de releerme La ciénaga definitiva (la primera vez, hace años, no entendí ni papa y me pareció aburridísimo; esta vez creo que he entendido bastante más, y me ha encantado), de Giorgio Manganelli, y pienso que me gustaría tener delante el original italiano, para poder evaluar la traducción de Carlos Gumpert publicada por Siruela.

Porque esta traducción, por lo general hábil y absolutamente precisa en su vocabulario, está salpicada aquí y allí de palabras tan inusuales que no recuerdo haberlas leído nunca en ningún otro libro (“inconsueta”, “palúdico”, “ecuo”, “mefítico”…), algunas de las cuales ni siquiera aparecen en el DRAE o que están marcadas como anticuadas o desusadas; y otras, como “ignoto” o “ignaro”, que sin ser tan inusuales, aparecen en este libro con una frecuencia inusual. Y estas palabras tan cultas que resultan pedantes, producen un efecto de extrañamiento que dificulta la lectura, la entorpece y casi obliga a levantar la vista del libro para intentar adivinar su significado.

Así que me gustaría tener delante el original italiano, para ver si estas palabras están ahí, en el original, y sobre todo comprobar si estas palabras ocupan en la lengua italiana el mismo lugar marginal y desusado que en español. Porque quizás, por ejemplo, el texto original usa la palabra “equo” donde el español dice “ecuo”, y quizás “equo” sea una palabra corriente en italiano, pero en español no lo es, y entonces esa traducción sería, en mi opinión, un error del traductor, porque aunque haya mantenido el significado, no ha mantenido el registro o el tono del texto original.

En cambio, si Manganelli usó en su original palabras tan poco habituales como las que aparecen en el texto español, seleccionando cultismos y creando incluso neologismos cuando lo considera necesario (una elección posible, aunque para mi gusto, poco acertada), entonces el traductor ha hecho una labor extraordinaria al transmitirnos esa elevación, deformación y tergiversación del lenguaje, y merecería los mayores elogios por su labor traduciendo un texto que, por otra parte, no tiene pinta de ser fácil de traducir.

Pero me temo que mi interés no llegará hasta el punto de comprarme una versión italiana de la obra, así que nunca lo sabremos.

Anuncios

Un pensamiento en “On translation: one example

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s